Coaching

El coaching es un método para identificar y gestionar los cambios necesarios para alcanzar nuestros objetivos o metas de un modo no directivo. Se trata de un proceso personalizado y absolutamente confidencial donde el cliente desbloquea todo su potencial para maximizar su desempeño y rendimiento, a partir de una metodología que hace de catalizadora del potencial de los individuos en diferentes contextos.

 

Si bien el concepto y el enfoque de la metodología de un proceso de coaching son los mismos, hay que diferenciar distintos tipos de coaching, según quien o quienes sean los destinatarios y, por supuesto,  situación a la que hay que hacer frente. 

 

Coaching Ejecutivo: Es coaching individual. Se trata de una relación uno a uno, ayudando a directivos, ejecutivos, profesionales independientes o emprendedores en el desarrollo y potenciación de su eficacia profesional y de su rendimiento en su actividad. Siempre de un modo individual y enfocado a la actividad profesional. A través del coaching ejecutivo podemos lograr los siguientes beneficios:

                     

                     - Desarrollo de habilidades y competencias directivas (Liderazgo, gestión del estrés, comunicación,                            toma de decisiones, delegación...)

                     - Planificar o reconducir carrera profesional

                     - Conciliar vida personal y profesional

                     - Mejora de la confianza en uno mismo

                     - Ajustarse a nuevas demandas y responsabilidades / expectativas

                     - Cambio de comportamientos 

                     - Gestionar relaciones interpersonales... etc. 

 

En general, es un proceso que dura entre 1 y 3 meses en sesiones semanales o quincenales de una hora de duración. A través de este proceso tomamos conciencia de donde realmente estoy (situación actual) y donde realmente quiero estar (situación deseada), poniendo en marcha un plan de acción que nos lleve a lograr los objetivos de una forma mas rápida y efectiva. 

 

Coaching de Equipos: Es coaching grupal y, por lo tanto, requiere de unos conocimientos y habilidades distintas al coaching individual. En coaching de equipos trabajamos con equipos que comparten un mismo objetivo, creando un entorno y un clima que anime a todos los miembros a crecer como equipo, acompañándolos a mirarse como trabajan para cambiar su espectáculo colectivo. De este modo logramos que el resultado del conjunto (equipo) sea mayor al potencial de la suma de sus miembros. 

 

A través del coaching de equipos podemos lograr los siguientes beneficios:

 

                     - Mejorar el rendimiento productivo de los equipos de trabajo

                     - Aumentar la creatividad e innovación

                     - Mejora de sistemas y procesos

                     - Gestionar conflictos y comunicación de grupos

                     - Mejora del clima laboral

                     - Gestionar la atención al cliente

                     - Planificar y motivar... etc.

 

Los destinatarios pueden ser consejos de administración, comités de dirección, equipos comerciales, de producción, etc. No es coaching de equipos, a pesar de ser coaching grupal, lo que se conoce como coaching de grupos, donde se trabaja con distintos objetivos individuales de los miembros del grupo. Tampoco es coaching de parejas profesionales, donde ser trabaja la relación entre ellas.

 

En el marco de un proceso de coaching de equipos, es posible que se incluya alguna actividad de team building, donde nos llevamos al equipo a hacer dinamicas que mejoren distintos aspectos del trabajo en equipo, si bien, el team building tampoco es coaching de equipos en si mismo.

 

Coaching Organizacional (o Empresarial): Es coaching de empresa. La relación del coach es con el empresario o sus representantes y los objetivos y metas a trabajar son estrictamente empresariales. A través del coaching organizacional podemos contribuir a:

 

                     - Definir y clarificar Visión y Misión de la empresa (dirección)

                     - Rediseñar la estructura empresarial

                     - Implementar cambio de cultura organizacional

                     - Gestionar las políticas de la empresa

                     - Empezar un nuevo proyecto empresarial

                     - Establecer objetivos a largo plazo

                     - Planificar la estrategia... etc.

 

El coaching organizacional (o empresarial) esta dirgido a empresarios, autonomos y pymes que desean alcanzar sus metas en sus proyectos y objetivos de empresa y que se ven atascados o bloqueados o simplemente quieren acelerar en su camino hacia ellas.