Como hacer la lista de propósitos de Año Nuevo (y cumplirlos)


Como cada mes de enero, con el inicio del año, nos marcamos nuestros objetivos y metas para el curso. Cambiar de trabajo, lograr un ascenso, aprender un idioma, hacer más deporte, dejar de fumar, perder peso, etc. son objetivos que casi todos alguna vez hemos reconocido como nuestros sin que sepamos muy a ciencia cierta que pasó con ellos al cabo unas semanas.


Hoy traigo un video a partir del cual quiero compartir una reflexión que puede ayudar a entenderlo. Se trata de un video de corredores, si bien, lo verdaderamente relevante de él, o, al menos, lo que quiero destacar aquí, es el título en forma de pregunta que se repite una y otra vez implícitamente durante el mismo “Y tu ¿Para qué corres?”.

El video esta subtitulado al castellano como “Y tú ¿Por qué corres?”, aunque, a tenor de las respuestas que dan los protagonistas, sería mucho más apropiado “¿Para qué..?. No obstante, se trata de una cuestión idiomática, que a mi punto de vista resulta de suma importancia y que tiene mucho que ver con el abandono prematuro de los propósitos que nos marcamos. Me explicaré.


Generalmente utilizamos preguntas (y respuestas) que comienzan con “¿Por qué?” para explicar la secuencia de acontecimientos que conducen a la acción, es decir, el motivo de la acción. Sin embargo, tienden a utilizarse para justificar o excusar la acción, por lo que resulta poco útil. “¿Por qué quiero el ascenso? Porque me lo merezco” es una secuencia que no parece llevarnos a ninguna acción ¿verdad?


Las preguntas que comienzan con “¿Para qué?” conectan con el verdadero propósito y motivación, nos llevan al verdadero beneficio del acto, la razón que nos pone en marcha y nos mueve. Por lo tanto, esta última es una pregunta realmente potente. Nos orienta al objetivo, nos lleva hacia el presente y el futuro, con un propósito claro y definido que nos conduce a la acción. Tiene un efecto potenciador que nos impulsa a hacer algo.


A partir de esa pregunta vemos que cada acción tiene su objetivo, lo que queremos conseguir con ella, lo que verdaderamente nos importa y nos hace avanzar. E independientemente de que esa acción la compartamos con otras personas, como en el caso del video la acción de correr, las motivaciones, los “Para que” de cada uno de nosotros respecto a la acción pueden ser diferentes. Y tú ¿Para qué corres?;

  • Para evadirme del trabajo

  • Para estar en mejor forma

  • Para preparar una carrera

  • Para demostrar que si puedo a los que me dijeron que no podía

  • Para convertirme en profesional

  • Para cambiar mi escenario

  • Para relajarme

  • Para mejorar mi salud

  • Para ganar

  • Para inspirarme

La respuesta nos conecta con nuestro interior, con nuestros deseos y nuestras metas, así como con nuestros valores activos en el objetivo. Nos hace buscar opciones, alternativas, soluciones, mirando a la meta y no al problema. Pero sobre todo, nos ayuda a levantar cualquier dificultad o excusa que nos impida avanzar. Nos dota de recursos, confianza y determinación para pasar a la acción.


Este principio es fundamental en cualquier meta que nos marquemos. ¿Para qué quieres cambiar de trabajo? ¿Para qué quieres ese ascenso? ¿Para qué quieres estudiar? ¿Para qué quieres levantarte cada mañana y hacer ejercicio? Puede que no haya un solo “para que”. No importa, a cada respuesta continua haciéndole la pregunta una y otra vez hasta entrar en bucle.


Solo cuando hayamos prestado atención a esas respuestas, seremos capaces de identificar que es lo que queremos conseguir, cual es el verdadero motivo para ponernos en marcha, hasta qué punto es importante para nosotros y a que estamos dispuestos a renunciar por él. Cuando veamos con claridad nuestro objetivo, no importa no saber cómo avanzar, automáticamente hemos empezado a aproximarnos hacia él y él se acerca hacia nosotros. SI tenemos un propósito claro, las acciones que emprendemos cada día toman sentido y significado.


Incluso puede ocurrir que después de reflexionar tus “para que”, llegues a la conclusión de que ese ascenso, ese curso, ese objetivo que te has marcado, no es realmente lo que quieres. No importa. En ese momento tu vida se aclara y tomas perspectiva. Habrás empezado a saber qué es lo que realmente quieres y dejaras de “castigarte” con lo que solo crees que quieres. Entonces, tu mente ya tendrá “el mapa del tesoro”.

Aquí os dejo de nuevo un link al video. ¡Que lo disfrutéis!

Y tú ¿Para qué te has marcado los propósitos de Año Nuevo?

#Paraqué #acción #potenciador #objetivo #valores #metas #aceleración #coach #Liderazgo #evaluacióndelrendimiento #mejoradelrendimiento #autorrealización #Crecimientopersonal #compromiso #motivación #tomadecisiones #Telento #Éxito #Coaching #Desarrollo

Publicaciones destacadas
Entradas recientes
Etiquetas
No hay tags aún.
Sigueme en
  • Twitter Classic
  • Google Classic
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Classic