La herramienta fundamental de los buenos lideres


Cuando navegamos, conducimos una embarcación hacia un destino y rumbo previamente marcados. Sin embargo, el mar no es un medio inmóvil. Las mareas, el viento o las olas pueden afectar a la embarcación desviándola de su rumbo de destino. Durante el trayecto, es necesario hacer uso continuo de las distintas herramientas que disponemos para verificar nuestra posición y destino. Esas herramientas nos dan la información necesaria para corregir el rumbo y poder llegar al destino. El GPS, las cartas náuticas, la sonda, la corredera, el astrolabio, el cuadrante o el sextante, entre otros, nos proporcionan esa retroalimentación o feedback necesario para llevar eficientemente la embarcación a buen puerto.


Al igual que en el entorno náutico, el feedback es la más efectivas herramienta de las que dispone un líder para mantener el foco de su equipo hacia un objetivo. El feedback dado de forma regular ayuda a identificar y solucionar problemas o dificultades que nos desvían de del objetivo, acercando lo que creemos que hacemos a lo que verdaderamente hacemos.

A través de la retroalimentación o feedback logramos:

  • Aumentar la conciencia de los retos a los que nos enfrentamos

  • Identificar la diferencia entre lo que creemos que hacemos y lo que realmente hacemos

  • Asegurarnos de que las cosas se mueven en la dirección correcta

  • Iniciar las correcciones si no progresamos o las circunstancias cambian

Sin embargo, un el líder tiene que anticipar que rara es la persona que esta dispuesta escuchar lo que no quiere oír. La mayoría de las personas se muestran tensas, inquietas o nerviosas a la hora de recibir feedback. No obstante, dándolo de una manera apropiada, surge un efecto muy positivo en la persona que lo recibe.

Habitualmente identificamos el feedback con las evaluaciones de rendimiento donde se presenta, normalmente de forma anual, una imagen de lo sucedido en el periodo pasado enfocada únicamente en la persona que lo recibe, de forma pasiva, y a la cual se le asigna una calificación que va a marcar su subida salarial o progreso profesional.

En este caso hablamos de un feedback diferente, cuyo objetivo es el desarrollo y la mejora de cara a futuro. Es dado de manera frecuente, participativa por parte de la persona que lo recibe y enfocado colectivamente, a “nosotros”. Evidentemente está siempre relacionado con el objetivo de la persona que lo recibe y debe ser claro con el impacto que tiene para esa misma persona, para la persona que lo da, para el equipo del que forma parte o para terceras personas. Y aun así debe predominar el “nosotros”, hacer partícipe a quien lo recibe y buscando soluciones conjuntamente.


Y este feedback no solo tiene que ser reactivo ante una situación de cambio o bloqueo. Al igual que hablábamos de la navegación, podemos hacer uso de la retroalimentación para anticipar pro-activamente situaciones que vamos a enfrentar (como hacemos con la previsión de viento y tamaño de olas), en el mismo momento a la hora de tomar una decisión, o simplemente para reconocer un logro. Este último punto es fundamental según un estudio de la Universidad de Harvard, que cita como la mayor fuente de motivación el sentir que progresas…. y que te lo reconocen (The Amibile Study, 2010).


El feedback efectivo, en cualquiera de los casos antes mencionados, contiene 3 cuestiones básicas:

  1. Que está funcionando

  2. Donde estamos encontrando dificultades o prevemos encontrarlas

  3. Que podemos hacer diferente (o mejor)


Siempre iniciando en positivo, siendo concreto, objetivo, generoso y humilde para volver a cerrar en positivo. Un buen líder empieza siempre pidiendo permiso para dar feedback, fomentando la participación de la otra persona en el proceso y siempre escucha la percepción del otro en cuando a las 3 preguntas anteriores antes de hacer sus observaciones, para finalmente acordar conjuntamente las nuevas direcciones a tomar. En todo momento el líder trata de hechos y evita cualquier juicio o valoración personal (“en mi opinión…”), produciéndose cercano al evento y de manera privada y confidencial.

Un dialogo sincero es siempre para mejor munición para que las cosas pasen. Y como la nieve, cuanto más suavemente cae, más tiempo permanece y más profundamente cala en nosotros

#empresa #reconocimiento #comunicacion #productividad #liderazgo #Feedback #Lider #coaching #motivación #Directivo

Publicaciones destacadas
Entradas recientes
Etiquetas