Probablemente seas un genio creativo y aun no lo sabes


A menudo identificamos la creatividad con la capacidad de tener una idea brillante y ante la falta de esa idea brillante solemos justificarnos diciendo que no somos creativos. La buena noticia es que la creatividad no consiste en encontrar una brillante, sino en generar el mayor número posible de opciones. Se trata de generar ideas, no de analizar o evaluar ideas, que es lo que solemos hacer cuando tratamos de poner nuestro pensamiento creativo a funcionar, limitando de este modo el número de opciones disponibles a nuestro alcance.

Para entender mejor esta afirmación, es interesante conocer un estudio, documentado por varios profesionales, que se realizó en 1968 con el objetivo, precisamente, de comprobar la capacidad creativa del pensamiento.


Este estudio se basaba en una prueba que ya utilizaba la NASA para seleccionar ingenieros y científicos innovadores. Se hacían varias preguntas y se buscaban múltiples respuestas posibles. Una de las preguntas que se hacían, por ejemplo, era que se imaginaran todos los usos posibles y alternativos de un tenedor.


El estudio se realizó a 1.600 niños de cinco años, y el protocolo indicaba que a partir de un número determinado de respuestas era considerado un genio creativo. ¿Cuál fue el porcentaje de genios creativos entre esa muestra de niños? Sorprendentemente, del 98 por ciento. ¡Es asombroso la cantidad de usos que un niño de cinco años le puede encontrar a un tenedor! Lo que ese estudio demostró es que el 98 por ciento de los niños nacen con capacidades extraordinarias para la creatividad.


El estudio era a largo plazo, por lo que cinco años después, cuando esos niños tenían diez años se les volvió a hacer la prueba. El resultado fue también sorprendente, pero en sentido negativo, ya que tan sólo el 38 por ciento llegó a los mismos niveles que tenían a la edad de cinco años.


Cuando habían cumplido quince años se repitió el test con un resultado del 12 por ciento en los mismos niveles que tenían a los cinco años. La misma prueba se efectuó en ese mismo momento a 280.000 adultos. Los resultados reflejaron que tan sólo el 2 por ciento llegaba al nivel de genio.


La conclusión fue que la creatividad no se aprende, nacemos con ella. Es nuestra educación, creencias, patrones, dogmas, etc. las que limitan nuestra capacidad creativa. Un niño, a la edad de cinco años, habrá escuchado una media de 10.000 veces la palabra “NO”, y eso queda grabado en el subconsciente.


Como decía al principio, la creatividad no consiste en encontrar la respuesta “correcta” sino en generar el mayor número posible de opciones. Para liberar nuestra capacidad creativa, tenemos que dar rienda suelta a todas las ideas que nos vengan a la mente sin importar como de locas o imposibles sean. Sin importar la moral, la lógica o las emociones, dejando a un lado todos los límites que nos marca nuestra mente racional, el pensamiento lógico que analiza, argumenta, razona o justifica razonamientos. Sencillamente, volver a ser niños, a actuar como cuando teníamos cinco años.


Y esto ¿Cómo se consigue? Pues existen distintas técnicas para favorecer la creatividad. Si quieres saber más de ellas, no dudes en ponerte en contacto conmigo y estaré encantado de mostrarte algunas de las más utilizadas en el mundo empresarial.

¿Aun crees que no eres un ser creativo?

“Cuando doy rienda suelta a lo que soy me convierto en lo que podría ser” Laozi (siglo VI a.C.).

#creatividad #emprender #habilidades #Telento #Éxito #Desarrollo #Coaching

Publicaciones destacadas
Entradas recientes
Etiquetas
No hay tags aún.
Sigueme en
  • Twitter Classic
  • Google Classic
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Classic